Análisis, Conciencia
Comments 2

VÍDEO. Lecciones de la campaña #MeToo


La más importante lección que nos deja el movimiento de MeToo es que la violencia sexual no es un asunto de sexo sino de poder.

Que la cultura sexual de EE.UU. así como de muchos países en Latinoamérica y el mundo sanciona y busca deslegitimar los cuestionamientos a las normas sexuales ya establecidas.

Normas sexuales que fallan en definir (y castigar debidamente) el acoso sexual. Normas sexuales que privilegian los avances sexuales de hombres blancos (y si más poderosos, mejor) en nombre del romanticismo, la galantería y la fantasía erótica.

#MeToo y #TimesUp son movimientos sociales aún muy jóvenes para revelar la diversidad de realidades y comportamientos, quizás similares o quizás dispares, que encaran también a las comunidades afroamericanas, latinas y otras minorías en EE.UU.

Sin embargo, lo que han demostrado en corto tiempo es que vivimos en sociedades donde, según varias escritoras, se culpa a las mujeres por “provocar” al hombre, por “permitir la violación” para que no se les mate, por “querer destruirles su carrera” y “mentir” para hacerles daño.

Lo que demuestra el movimiento MeToo es que sin importar que Estados Unidos sea un país desarrollado, sin importar que las mujeres tengan Oscares, sean multimillonarias, inteligentes o poderosas, sus experiencias de violencia sexual son invisibilizadas y cuestionadas.

No importa la clase social, la raza, el nivel de desarrollo de un país, la violencia que legitima la cultura sexual es un asunto que nos afecta a todas las mujeres.

Que aún en el caso más extremo de los campamentos de violación (en Bosnia, el caso que les presento en el vídeo), las mujeres fueron reducidas a objetos para hacerles daño, no a ellas, sino a la honra de sus esposos, amigos, padres, hijos. Si eso no es motivo de diálogo, si paramos la conversación nacional o internacional porque nos sentimos incómodos, seguiremos reproduciendo un sistema injusto y desigual que perjudica a mitad de la población mundial.

¿Por qué queremos parar un diálogo (llamarlo “cacería de brujas”, “cinco minutos de fama”, “campaña de desprestigio”) que es necesario para que repensemos el tipo de relaciones sociales que tenemos y la educación que recibimos?

¿Por qué frenamos y satanizamos la catarsis colectiva que nos permitirá evolucionar?

Para más conversaciones y próximas entrevistas, recuerda suscribirte a mi canal de Youtube aquí: https://bit.ly/2NUVL7d

2 Comments

  1. “¿Por qué queremos parar un diálogo (llamarlo “cacería de brujas”, “cinco minutos de fama”, “campaña de desprestigio”) que es necesario para que repensemos el tipo de relaciones sociales que tenemos y la educación que recibimos?”

    Porque los opresores nunca quieren ceder su poder y su comodidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s