Volver al amor
Dejar un comentario

Mi diario del Reto de 21 días


Reto del Día 3: Te invito a escoger las canciones que más te llegan al alma y te hacen rememorar tus errores, los daños que permitiste e hiciste, las acciones de otros que más te afectaron, los corazones que rompiste, las promesas que te incumplieron.

  • Mentira – Gilberto Santa Rosa
  • Olvidé respirar – India Martínez, David Bisbal
  • Ecos de amor – Jesse y Joy
  • Nunca imaginé – Tommy Torres
  • Cómo me duele perderte – Gloria Estefan
  • Mi peor error – Alejandra Guzmán
  • No querías lastimarme – Gloria Trevi
  • All too well – Taylor Swift
  • More like her – Miranda Lambert
  • Like we never loved at all – Faith Hill
  • Set Fire to the Rain – Adele
  • Elastic Heart – Sia
Reto del Día 2: Escribe o dibuja aquí o en un diario, ¿qué te bloquea en el amor? ¿Qué te asusta de él? ¿Qué te impide vivirlo en plenitud?

Me bloquea ser muy aire. Que en mi afán por vivir el hoy al máximo, el presente como si fuera lo único que hubiese, no me nazca comprometerme del todo en una relación. Que eso desemboque en no mirar a futuro, ni para mí ni para mis potenciales parejas. Que no se me ocurra evaluar si mi cita quiere conocerme realmente o si ignoro ese aspecto sólo porque me presta atención.

Me bloquea tener una mente muy dada al mundo y poco a atender mi entorno más inmediato. Mi cuarto, mis cosas, mi casa, mis amistades porque pues, el mundo necesita salvación.

Me bloquea que no haber sido capaz de desarrollar un aeropuerto material, un hogar por mi cuenta.

Me asusta que me perciban etérea, irreal, una fantasía que no se puede agarrar. Que me tomen en serio pero no lo suficiente como para luchar. Para imaginar y buscar un futuro juntos. Me asusta que yo no me tome en serio lo suficiente como para luchar: por mi existencia, por mis sueños, por la luz que puedo aportar.

Me asusta no estar ahí para las personas que más me quieren, me asusta el tiempo que pasa y no comparto con ellos. Me asusta no estar al 100 % remendada para darles lo mejor de mí. Me asusta llegar a ese punto y que sea demasiado tarde para ver a mi papá, para abrazar a mi mamá, para apoyar a mis primitos en su adolescencia, para viajar con mi mejor amigo, para sentirme parte de la familia que dejé atrás y que no traiga buenas prácticas a la nueva que busco construir.

El miedo a quererme más y que terceros lo malinterpreten. El miedo a atraer personas, vampiros energéticos, que quieran tomar de mí porque se supone “soy amor” o “soy buena”. El miedo a fracasar en descubrir cómo soy mujer y verme en la obligación de cumplir con mis estándares desde el rol de jueza. El miedo a dar todo de mí en una relación y que las personas que ame decidan alejarse en cualquier momento como si no hubiéramos sido nada. Tal y como ha pasado una y otra vez. Todos estos miedos me impiden vivir el amor en plenitud.

 

Día 1: Escribe aquí o en un diario ¿Qué te motiva a volver al amor? ¿Qué te trajo aquí? Y por último, hoy, ¿qué es el amor para ti?

Me motiva sanar mis relaciones conmigo misma y con las demás personas. No seguir atrayendo personas que reflejan partes de mí que me hacen daño y que aún no me he atrevido a trabajar.

Después de trabajar como periodista en zonas de conflicto y ver tanta violencia contra las mujeres, en 2017 llegué a mi tope con la cobertura del incendio en Hogar Seguro en San José de Pinula, Guatemala. Fue mi quiebre emocional, mental y físico. Emprendí un proceso de sanar mi femenino y mi masculino, mi relación conmigo misma, mi relación con los hombres y entender a otras mujeres que vivían situaciones de violencia no desde el coraje sino desde la compasión. Queremos ver a nuestros seres queridos felices y sin embargo, a veces nuestra versión de felicidad o lo que es correcto no es lo que más les conviene a ellos o ellas. Su aprendizaje es otro y no sólo porque no nos escuchen significa que estamos bien o mal.

El amor para mí es algo que no puedo explicar. Lo sentí dos veces en mi vida y siempre para alguien más. Cuando esas personas se fueron, desaparecieron, creí que lo perdí para siempre. Me sentí deshauciada, lloraba todas las noches desconsoladas, mi mantra de súplica al universo era la única tarea (y condena) que me consolaba al dormir.

Hace unos meses, circunstancias me llevaron a cultivar mi autoestima aún más. Mi conexión con la divinidad me ha hecho sentir una confianza en mí y el universo que nunca me había permitido. Empecé a creer y sentir que todo conspiraba a mi favor. No sé si eso es el amor, esa es la razón por la que comencé este reto.

This entry was posted in: Volver al amor

por

Soy periodista y productora independiente de documentales sobre paz y género. En mi blog Cosmopolita publico entrevistas, apuntes de viajes, actualizaciones de proyectos y análisis sobre lo que ocurre en el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s