Evitemos ser miopes al reportar la violencia de género


Hoy descubrí otro problema de los medios de comunicación: Creer que reportar la violencia de género es mostrar el sufrimiento directo y no el estructural.

Si no hay víctimas, si no hay sangre, si no hay lloriqueo, la historia no venden.

Si muestras las fallas en las instituciones y líderes en el poder, por más evidencia que presentes, la historia no vende. Porque según un editor, ¿quién querría leer algo tan “técnico” y complicado como eso?

Experiencias así sólo me reafirman cuán míope es el sistema mediático (así como quienes trabajamos para él y aún no despertamos) por ignorancia o conveniencia.

Colegas periodistas y público general, sepan que la violencia de género es a MULTI-NIVEL.

No es sólo el acoso en las calles, las violaciones sexuales, los feminicidios, la penalización del aborto o la falta de acceso a la educación.

¡Es mucho más! Puede que una vida no nos dé para entender a cabalidad el entramado del patriarcado y sus influencias en las prácticas culturales, institucionales y mediáticas de nuestras sociedades.

L@s invito a que no sólo repensemos las relaciones con los hombres. Incluyan también a los Estados, los gobiernos, los mercados, los medios e inclusive ciertas disciplinas académicas, que NO conciben a la mujer como un sujeto político, como alguien digno para entrevistar o cuya voz y acción cuenta más allá de los atributos de su cuerpo.

  • Si reportamos sólo el sufrimiento y no la solución, fallamos como periodistas.  
  • Si reportamos sólo lo visible y no lo invisible también, fallamos como periodistas.
  • Si reportamos sólo el sufrimiento y las secuelas visibles, voluntariamente entregamos nuestra vocación (de disque… responsabilidad social) al servicio de un sistema opresor.
  • Si sólo nos dedicamos a eso, seremos borregos ciegos, fichas de un juego de ajedrez que contribuyen aún más al mierdero que los medios (y quienes ostentan el poder) nos quieren mostrar, vender o acostumbrarnos como “sociedad”.

Abramos los ojos a las múltiples realidades de la violencia de género más allá de los crímenes, las marchas, las denuncias y el sufrimiento. Miremos estructuras, etnias, razas, índices de pobrezas, desigualdades culturales, narrativas que prevalecen. Preguntémonos el por qué.

Luchemos por mostrar la base de todas estas injusticias sociales contra las mujeres y, hay quien me corregiría, contra todos como Humanidad.