Análisis, Latinoamérica
Comment 1

Kuczynski se aferra al poder


A Kuczynski se le vincula al caso de Odebrecht. Según evidencia presentada por la presidenta de la Comisión Lava Jato, Rosa Bartra, la empresa brasileña pagó $782,207 dólares estadounidenses a la consultora Westfield Capital, dirigida por el economista y ahora mandatario, por siete consultorías entre noviembre de 2004 y diciembre de 2007.

En un mensaje dirigido a la nación ayer, el presidente fue tajante en decir que no dimitiría porque los ingresos que obtuvo como profesional  “están debidamente registrados, tributados y bancarizados”. Además, recalcó que “no hay nada indebido” en los pagos realizados.

Sin embargo, el furor que ha provocado esta vinculación no tiene que ver tanto con la contratación sino con el hecho de que Kuczynski negó cualquier enlace con la multinacional brasileña en una carta enviada en octubre de 2017. Su misiva leía: “No he tenido relación profesional ni comercial con las constructoras brasileñas ni con sus consorciadas peruanas, que públicamente vienen siendo vinculadas al caso Lava Jato”.

Al revelarse ante los medios locales e internacionales este nuevo documento, la credibilidad del político ha sido puesta en juego. Y lo peor es que las expresiones del jueves han causado el distanciamiento de varios ministros de su Gabinete y la presión por parte de cuatro partidos políticos -FP, APRA, APP, FA- para sacarlo del poder. Claramente, la situación será aprovechada por sus principales opositores.

Mientras Kuczynski se prepara para recibir una delegación de la Comisión Lava Jato el próximo 22 de diciembre, el Congreso de Perú tendría la potestad de destituirlo por incapacidad moral. Para ello necesitaría 87 de 130 votos, una contundente mayoría parlamentaria, para lograr la vacancia presidencial.

¿Qué tan probable es que una destitución ocurra? Hay bases para que suceda una emboscada y lo que más impactaría este escenario es que los cuatro partidos opositores al PPK unan fuerzas para tomar la decisión. No obstante, la falta de una figura líder fuerte que reemplace a Kuczynski de manera inmediata o provisional es el talón de Aquiles de esta crisis política. Aunque se perfila que el vicepresidente Martín Vizcarra podría asumir la posición de manera provisional, el vacío de poder podría exacerbar la crisis de confianza y crear una inestabilidad política en la nación andina.

El actual presidente es investigado por las asesorías que otorgó a Odebrecht relacionadas a la construcción del tramo norte de la Interoceánica y el proyecto de Olmos. Sin embargo, la influencia de la multinacional brasileña no se limitó a Kuczynski sino que comprometió a tres administraciones en sobornos de hasta 29 millones de dólares estadounidenses, según reveló un dictamen de una corte en Nueva York el 21 de diciembre de 2016.

Los gobiernos de Alejandro Toledo (2001-2006), Alan García (2006 – 2011) y Ollanta Humala (2011 – 2016) así como la campaña de Keiko Fujimori se han visto salpicados por este caso de corrupción.

Actualmente, se encuentran bajo investigación las licitaciones a las siguientes obras de infraestructura en Perú: el Gasoducto Sur, el Metro 1 de Lima y la Carretera Interoceánica, entre otras.

Lecturas recomendadas:

Excelente investigación sobre Lava Jato en Perú (Ojo Público)

Río envuelto

Odebrecht golpista

Kuzcynski pondera perdonar a Alberto Fujimori

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s