La inclusión de mujeres consolida democracias, según ley WPS


A principios de octubre el presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó la ley Women, Peace and Security Act, un mecanismo para el desarrollo de una política doméstica y exterior a favor de la igualdad de género. ¿Qué reconoce esta nueva ley?

Según establece el Women, Peace and Security Act, líderes y grupos de mujeres en regiones afectadas por conflictos han alcanzado logros significativos en cuatro áreas:

  1. reducción del extremismo violento
  2. lucha contra el terrorismo
  3. resolución de las disputas mediante la negociación y mediación no violenta
  4. estabilización social al contribuir a la eficacia de los servicios de seguridad, cuerpos de paz y los procesos de toma de decisiones

De acuerdo con cifras de ONU Mujeres, “cuando las mujeres participan en los procesos de paz, la probabilidad de alcanzar un acuerdo que dure al menos 2 años se incrementa en un 20%, y la probabilidad de que el acuerdo dure al menos 15 años aumenta un 35%”.

Sin embargo, a pesar de que la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, firmado en 2000, establece que los Estados miembros desarrollen planes de acción para lograr la participación de mujeres en negociaciones de paz y toma de decisiones, el progreso ha sido muy lento.

Sólo entre 1992 y 2011, el 4% de las personas firmantes de acuerdos de paz y menos de un 10% de las que intervinieron en las negociaciones de paz eran mujeres.  

¿Qué reconoce esta nueva legislación en EE.UU.?

Este instrumento legal es importante porque decreta que:

  1. la participación de las mujeres en la prevención y resolución de conflictos ayuda a promover sociedades más inclusivas y democráticas, lo que por consiguiente, resulta crítico para la estabilidad política a largo plazo de países y regiones
  2. el entrenamiento de mujeres en temas de participación política y liderazgo es esencial para alcanzar instituciones democráticas duraderas y sostenibles

El WPS también resalta el rol que deberá tomar EE.UU. como “líder global en la promoción de la significativa participación de las mujeres en la prevención, manejo y resolución de conflictos y ayuda en períodos post-conflicto”. Eso incluye un dictamen para que la política exterior de la nación norteamericana integre la perspectiva de género en sus estrategias así como además, incentive a otros Estados aliados a realizar lo mismo.

Se prevé un período de un año para la presentación del primer informe sobre la implementación de esta ley en el Departamento de Defensa, Agencia Internacional de Desarrollo y personal de diplomacia, entre otros.